jueves, julio 23, 2015

John Steinbeck



John Steinbeck, que escribía sus borradores a lápiz, siempre tenía exactamente doce y perfectamente afilados sobre su mesa de trabajo. Apretaba tanto al escribir, que su editor le tuvo que enviar lapiceros redondos para aliviar los callos que le salieron por culpa de los lapiceros hexagonales tradicionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada